Páginas vistas en total

martes, 20 de octubre de 2009

DEDICATORIA

A Walter Quinteros,
In memoriam

“Soledad tengo de ti, tierra mía do nací”, escribió un anónimo poeta medieval cuando el español (que es, ahora, tan nuestro como español) era todavía un idioma incipiente. Pero, desde entonces, mejor que en ninguna, en estos remotos versos (de autor desconocido) perdura la sensación de íntima orfandad y soledad (por todos, o casi todos, conocida) con que nos cobra la vida sus codiciados y lejanos prodigios. De manera que, con absoluto rigor, por breve que sea, retornar acaso más que volver será siempre una forma de agradecer. Una celebración de la vida; pero, sobre todo, de gratitud al pueblo que nos dió la vida. Fraternidad insobornable que se vuelve fiesta, canto y encanto.
Por eso, al reunir los textos aquí compilados -que los años y la nostalgia han hecho posibles- no tengo otro pensamiento que deplorar la ausencia definitiva del amigo y discípulo de José María Arguedas; del maestro cosmopolita, cuya trayectoria abarcó aulas de universidades en el Perú y otras partes del mundo; pero asimismo, finalmente, no tengo otro pensamiento que no sea sino de admiración ante el gesto final del hombre que decidió volver a Cajatambo, para nunca jamás ausentarse. Ni de su tierra ni de la memoria. 


http://espaciolo.blogspot.com/2009/03/in-memoriam-walter-quinteros_05.html
http://www.flickr.com/photos/wilakoj/sets/72157629477873273/show/

 

2 comentarios:

  1. Un Sr. de señores don Walter Quinteros, uno de los intelectuales mas grandes que ah dado la provincia de Cajatambo. en mi memoria quedara grabada una experiencia viajera de Lima a Cajatambo.

    Saludos.

    Magno Alejandro

    ResponderEliminar
  2. Memorias de Illary Quinteros
    Para su Padre

    Mayo llega cigloso . Y se para con los pies firmes en el calendario caprichoso, cambiante, sabio y transformador.
    Ires y venires en Mayo... Ires y venires de mi alma... tarda un poco mas.
    El sol de mayo, se hace especial.
    No hay quien le apure. Mayo no corre por nadie.
    Camina con paso justo, recogiendo hojas valientes que se aventuran al vacio.
    Marcando el comienzo y el final de un mismo ciglo.
    Llegaste en mayo; y en mayo te despediremos, en la tierra de origen.
    En el lugar que no conoce el tiempo.
    Siempre en mayo. Siempre en Mayo estaras en cada amanecer.
    Gracias
    Colecciones Pochita

    ResponderEliminar